Clases de Propiedad

Monday, October 09, 2006


Presunción de igualdad de cuotas entre comuneros:

Nuestra legislación no contiene solución expresa acerca de la cuantificación de la cuota parte de los comuneros cuando ellos no la definen expresamente, se ha entendido tradicionalmente que sus derechos están establecidos por partes iguales. La siguiente jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia expresa con claridad dicha idea, así:
“Se presume la igualdad de cuotas entre comuneros:

Se ha entendido que cuando dos o mas personas tienen, conjuntamente sobre la misma cosa y sobre cada una de sus partes el derecho de propiedad, son copropietarias, evento en que el señorío o derecho cuotativo de cualquiera de ellas en el bien puede ser igual al de los otros condómines, ora inferior o superior, proporciones todas esas que en principio se determinan mediante el titulo que le da derecho a participar a cada una en la comunidad, como sucede cuando la indivisión surge de un acto voluntario y en él los varios interesados han precisado sus cuotas o derecho en la comunidad.



La comunidad se presenta solo en los derechos reales:

En nuestra legislación positiva no puede predicarse la comunidad sobre derechos personales. Así. Si Pedro, Juan y Diego son deudores solidarios de jorge, no puede afirmarse que entre ello exista una comunidad: son simplemente deudores solidarios.



Diferencias entre sociedad y comunidad:

· La sociedad es una persona jurídica, la comunidad no.
· La sociedad es siempre un contrato; la indivisión es casi siempre un cuasicontrato.
· La sociedad tiene un fin común; en la comunidad solo se presenta el interés de cada comunero.




Posesión y prescripción entre comuneros:


El hecho de no ser exclusiva la posesión de un comunero, ha dado pie para que algunos autores sostengan que no es posible la posesión y la prescripción entre comuneros.
En nuestra legislación positiva, conforme al artículo 407, numeral 4 del Código de Procedimiento Civil, si se permite la posesión de un comunero siempre que se reúnan los siguientes requisitos:
· Que la posesión no provenga de una orden judicial, ni del administrador de la comunidad, ni de un convenio entre los comuneros.
· Que cumpla un término de posesión de 10 años o más, el mismo exigido para la prescripción extraordinaria.




Origen y terminación de la comunidad:

Puede surgir de un hecho, como en la herencia, al morir el causante (C.C., art. 1013).
De un acto jurídico, cuando varias personas adquieren en conjunto un bien.
De la ley como en la propiedad horizontal, frente a los bienes comunes.
Del acto del Juez, como cuando se aprueba un trabajo de partición en el que se adjudica el bien.

La comunidad termina:
Por la destrucción de la cosa común.
Por su división.
Por la reunión de las cuotas de todos los comuneros en una sola persona.



La acción de partición:


Esta acción se otorga por el legislador al comunero integrante de la comunidad ordinaria, por la razón especial de considerarse dicho estado jurídico como incomodo y provisional. Siempre existe la posibilidad de dividir o dar por terminado ese derecho de propiedad o de comunidad compartida.
Busca esta acción la división de la cosa común, que puede ser material. Tal acción es irrenunciable e imprescriptible; además, es de carácter retroactivo, es decir, que el derecho se declara en favor del comunero desde que ingreso al haber común y no desde el acto de fraccionamiento de la cosa; y es declarativa, ya que se limita declarar un derecho preexistente.


Características de la copropiedad:

· El copropietario no tiene un derecho exclusivo sobre el objeto común: es solo dueño exclusivo o individual de la cuota parte que le corresponde en la comunidad (una tercera, una quita, etc.); su señorío es parcial. Solo tiene derecho a una parte de los frutos; si vende, cada uno tiene derecho al valor de su cuota.

· La cuota que tiene el copropietario es una cuota ideal no representable materialmente mientras existía la indivisión. Si Juan y Pedro compran una casa, ninguno de ellos puede identificar su cuota parte, como si afirmara Pedro que a él le pertenece un baño y la cocina, y a Juan la alcoba principal.


· En la copropiedad existen tantos derechos de dominio cuantos propietarios hubiere sobre el objeto, y todos unidos forman la propiedad plena. Por ello cada condueño puede enajenar o hipotecar su cuota ideal sin consultar a sus demás compañeros (C.C., art. 1868) excepcionalmente en la legislación comercial el copropietario que quiera hipotecar su cuota en una nave requiere el consentimiento previo del la mayoría de los copropietarios. No así para enajenar su cuota, lo que puede hacer libremente (C. de Co., art. 1471). En el caso de la comunidad sobre Unidades Agrícolas Familiares, la disponibilidad del derecho por un comunero requiere autorización del Incora. Lo que no puede hacer le comunero es enajenar o hipotecar una parte física o material del objeto condómine. Si el comunero transfiere una parte física o material de la cosa o toda ella, los demás comuneros pueden adelantar la acción reivindicatoria para recuperarla, ya que se trata de disposición de una cosa ajena. También la cuota ideal es embargable.

· Fuera del derecho individual de cada copropietario a una cuota parte ideal, existe un derecho colectivo sobre el bien que únicamente puede ejercerse con el acuerdo de todos. El derecho colectivo comprende el uso y goce del bien o su administración.


Clases de comunidad:

1) La Romana: o de cuotas pro-indiviso, que es la acogida por nuestra legislación positiva, cimentada en la propiedad individual y que afirma que el comunero o copropietario tiene sobre el bien una cuota ideal no concreta o identificable física o materialmente, de forma que puede enajenarla, hipotecarla, darla en prenda, etc., sin que para ello requiera la aceptación de sus demás compañeros.
Fuera de afirmarse la existencia de la cuota indivisa, cada comunero tiene un derecho sobre la totalidad del bien; en otros términos, el derecho de cada uno se encuentra limitado por el derecho de los demás, lo que necesariamente implica acuerdos de todos para ejercitar sobre la totalidad del bien actos jurídicos y materiales.
Se dispone de la cuota indivisa con autonomía y se tiene la facultad de impedir la utilización del bien sino se tiene el concepto de todos, como una especie de derecho de veto que impide el pronunciamiento de las mayorías.

2) La de manos reunidas, en común o germana: en la cual se tiene derecho a la totalidad de la cosa, ya que en su integridad pertenece a todos colectivamente. No hay, por tanto, fijación de cuotas ideales o abstractas par cada comunero y como consecuencia de ello no hay acción de partición. La disponibilidad del todo o de una parte siempre tiene que surgir de un acuerdo total, es decir, que los comuneros tienen a la hora de la verdad un derecho de disposición en el momento de la liquidación final de la comunidad.

3) La de la propiedad dividida o prediviso: basada en que el poder pleno sobre el bien les corresponde a todos y son las facultades las que se reparten. Lo que divide entre los comunero es el contenido del derecho; así. Si A y B son comuneros de una finca, la utilización del bien se reparte de tal forma que A tenga derecho a su explotación económica y B solo a utilizarlo como espacio de recreación. La cosa en general es de todos, pero de cada uno en el aspecto específico asignado.


CLASES DE PROPIEDAD


Las clases de propiedad más conocidas, tales como la propiedad plural, la horizontal, la familiar, la industrial, la intelectual y la aparente.


A.) PROPIEDAD PLURAL:

(comunidad y dominio), la propiedad es unitaria cuando un solo sujeto ejerce el derecho real de propiedad sobre un mismo objeto. Juan es propietario de un lapicero.


Cuando el derecho de propiedad es ejercido por varios sujetos, la propiedad se denomina plural.

Los términos comunidad y copropiedad tienen distinta significación jurídica. Cuando el derecho que se tiene en común es distinto del derecho real de dominio. Existe una comunidad, como seria el caso de la herencia. Si la pluralidad de sujeto se presenta sobre un objeto y el derecho ejercido es el domino, el fenómeno se denomina copropiedad. Hay autores que sostienen la comunidad como término genérico, y la copropiedad como una especie de comunidad.

Para que exista comunidad es indispensable que los comuneros estén unidos por un mismo derecho. No hay comunidad entre el nudo propietario y el usufructuario, ni entre el arrendador y el arrendatario, ni entre el acreedor y el deudor prendario.

Nuestro Código permite pactar indivisiones que no superen los cinco años, aunque se pueda renovar el pacto una vez expirado el término. Nadie puede ser obligado a permanecer en indivisión, permitiéndosele al copropietario solicitar la partición del objeto en cualquier tiempo, salvo el pacto ya expresado
.

Tuesday, October 03, 2006



PROPIEDAD

Con fundamento en la Constitución Política, la jurisprudencia distingue tres clases de propiedad:

  1. privada.
  2. estatal y
  3. pública.
  • PROPIEDAD PRIVADA - Función social y ecológica.
    La propiedad privada, tanto la individual (art. 58) como la colectiva o comunitaria: este es el caso de los resguardos indígenas (art. 329) y de las áreas ocupadas por comunidades negras en la Cuenca del Pacífico (art. 55 transitorio, está sometida al cumplimiento de una función social y ecológica que implica obligaciones, y goza de la protección consistente en que junto a los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, no puede ser desconocida ni vulnerada por leyes posteriores.

  • PROPIEDAD ESTATAL - Conformación.
    La propiedad estatal comprende los bienes que el Estado posee como propiedad privada, en condiciones similares a la que detentan los particulares. Pero también y principalmente, comprende aquellos elementos constitutivos del territorio de Colombia con respecto a los cuales tiene un dominio eminente que le permite el ejercicio de actos de soberanía: tales son el suelo (territorio continental e islas, islotes, cayos, morros y bancos que le pertenecen), el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el espectro electromagnético y el espacio donde actúa, y un eventual segmento de órbita geoestacionaria, de conformidad con el derecho internacional o con las leyes colombianas a falta de normas internacionales. De modo que el territorio, "con los bienes públicos que de él forman parte", pertenecen a la Nación, personificación jurídica del Estado (arts. 101, 102 y 332 de la Constitución).


  • PROPIEDAD PUBLICA - La propiedad pública, conformada por los bienes de dominio público, tiene también como titular principal al Estado pero admite excepcionalmente la titularidad de particulares. Esta clase de propiedad está destinada o afectada legalmente a un uso público, a un servicio público, o al fomento de la riqueza nacional. La constituyen, por consiguiente, los bienes de uso público, tales como ríos, playas marítimas y fluviales, calles, caminos, puentes, plazas, cuyo uso pertenece a todos los habitantes del territorio; los bienes fiscales o patrimoniales que, afectados a la prestación de servicios públicos, se subdividen en "fiscales comunes" (edificios de las oficinas públicas, escuelas, hospitales, cuarteles, granjas experimentales, los lotes de terreno destinados a obras de infraestructura dirigidas a la instalación o dotación de servicios públicos), en "estrictamente fiscales" (los dineros a disposición de las tesorerías, los impuestos, las multas, los recursos del presupuesto) y en "fiscales adjudicables", esto es, los baldíos destinados a ser adjudicados para su explotación económica; y los bienes que forman el patrimonio arqueológico, cultural e histórico de la nación, incluyendo los inmuebles de propiedad particular que hayan sido declarados monumentos nacionales conforme a la Ley 163 de 1959 y su Decreto Reglamentario 264 de 1963. Existen también los bienes parafiscales, originados en contribuciones parafiscales y que tienen un tratamiento especial.